27 de junio de 2012

Kasghar, el reclutamiento

Kasghar nos ofreció una acogida de seis días para poner las piernas en remojo, no recuerdo muy bien como dimos con el Guest house, de nombre Youth hostel. Casi todos los hostales copian los nombres o son muy similares para que la suerte te acompañe y acabes en cualquiera, favoreciendo a todos por igual.



No se explicar bien por que recluimos todo en aquella habitación de paredes con franja verde y barrotes carcelarios, lo cierto es que limpiamos las bicicletas en medio del patio y al poco rato y sin sentirnos observados, las bicicletas subieron por una escalera de madera, inestable y resquebrajada, hasta nuestra celda. Cualquier cosa con tal de salirnos con la nuestra para poner las bicis a salvo de curiosos.

Aislados del exterior pasamos horas bebiendo cerveza, decorando nuestras monturas y ojeando la ruta hacia Karakorum Hiway hacia Pakistan.
En el patio, la mayoría de residentes de origen asiático se agrupaban para comer frente a las pantallas portátiles, dejo constancia de que jamás olvidare eso eructos descontrolados mientras abarrotaban de comida sus mejillas redondeadas. Nuestro carácter de barbudos recios no tenía nada que hacer.

En la ciudad ni rastro de tecnología ciclista para conjuntar nuestro equipo, todo lo más a lo que se pudo acceder fue unos avances de manillar para el hormigueo en las manos y un casco algo menos guerrillero para hacerse pasar por un verdadero ciclista. Por lo menos parches, cámaras y lo estándar es facil de encontrar.



La botella de Vodka apareció para dar el toque Apocalipse Now durante las largas horas en la trinchera. Bebida dosificada en pequeños cuencos de madera del old town a conciencia.
Entre varios trabajos, decoré mi anterior casco cedido por Marcos con la intención de dejarlo a modo decorativo al gerente del Guest, rápidamente lo enfundo en su cabeza con ilusión demostrando que el mejor lugar para exponer el casco dibujado con nuestras insignias era su propia testa. Estos asiáticos lo reciclan todo.



Las visitas por el centro eran picantes, enfundaban los platos con plásticos y te serbian los nudels que rebosaban en una piramide con las manos, era difícil de entender como el plato iba a quedar mas limpio que mis nudels a la carta y siempre, siempre te engañaran si dicen que no es picante. A medio plato mi barbudo socio y mis retorcidas tripas intercambiaron miradas con la frente pálida y sudores frios... maldecimos.



Tot menos apurarse es el camino, las montañas, los rios y disfrutar pedaleando cada escena.




26 de junio de 2012

Cuento Chino

Nada apuntaba a que fuera otra jornada tot menos apurarse, se suceden unos cuantos repechos matones que afortunadamente la vuelta al asfalto suaviza y un descenso que valgame la pena recordar a 75km/h dan un poco de alas hasta dar con el primer control con dos jóvenes militares que probaron suerte para quedarse algo de nuestro equipo.

Cola de camiones a las puertas de la frontera, pero ¿que frontera? aquí viene la sorpresa, la aduana se había desplazado 142km hacia el interior del país y siendo ya tarde debemos pasar la noche en las limitaciones del control para al día siguiente subir a un camión que nos hará llegar a destino programado por la policía aduanera.



He nos en tierra de nadie, comiendo como animales para matar el nervio en una zona que parece de postguerra. Perros abandonados, basura por todas partes y por lavabos tan solo orificios en el suelo con un depósito que en ocasiones rebosa peligrosamente la distancia de seguridad. Una mosca cocida en el té, la carne cruda secando en la habitación.
Con empeño se evita que las monturas duerman a la intemperie en esta zona de mercado negro y trafico ilegal. Sarajevo del 92 añade Marcos. Mañana subimos a dos camiones y sabemos poco de lo que sucederá después...entre tanto el compañero Marcos visita un "market" para abastecer al regimiento de cerveza en un cuchitril de cinco literas que refugia las bicis y dos vidas sin pasaporte.

En la habitación ambigua con la cocina, varios vagabundos de la carretera beben Vodka tal que agua, su estado ya avanzado en alcoholismo interrumpe a Marcos en una de las visitas al mercado para intercambiar algunas palabras en Ruso donde Marcos apacigua sus curiosidades con un par de bromas.
-Quien sabe si mañana compartimos cabina con alguno de estos borrachos, menciona Marcos a posterior.

Por aquí es raro ver a dos turistas barbudos y menos en bicicleta, la flota que amenaza a las puertas de la frontera se basa en puro container sobre ruedas en dirección China por un camino no asfaltado del cual se dice es infernal. Uno de los principales motivos de nuestra retención es no poder cubrir esa distancia de 142km que perfectamente se podría ciclar si no fuese por el detalle de cuñar el pasaporte.

Cerveza Sinkiang y a esperar si hacen algo de cenar, en efecto, caldo con patata y un plato con dos grandes pedazos de carne, la misma que anteriormente se encontraba al lado de la ventana macerandose... quiero ser vegetariano.

26 de Junio

Subimos en diferentes camiones sobre las 9h, los 140km más duros sobre un vehículo que jamas pueda recordar. El camino en obras con múltiples irregularidades y el chofer pisando a muerte durante tres horas y media con la bici dando saltos en el container vacío sin ningún tipo de fijación. Rezo mis plegarias y suena Mother Loui the Modern Talking para llevarme de vuelta a los 80 en una loca aventura sobre ruedas.

Degenerando en remixes estridentes en la radio de mi piloto, alcanzamos la frontera sobre la hora de comer de los chinos. Atentos bajamos las bicis de los camiones indispuestos a permanecer en cola, llueve y tres Tayicos nos invitan a refugiarnos en la cabina de su camión el cual parece un home stay con suelo de moqueta y utensilios de cocina.

Scanner, check in y bienvenidos a China, rotos como habiendo pedaleado 142km.

Aquí un video de la única parada para ir al aseo. ¡No se me entiende nada de lo mareado que voy!



25 de junio de 2012

Kyrguistán

Tal día como el 24 Junio dos bicis cargadas de cansino esfuerzo se mueven hacia Kirguistán por la única salida posible a 4300m Kyzyl-Art Pass. Salir a las 9 de la mañana no es una buena recomendación para afrontar una jornada de duro ascenso y menos cuando el viento empieza a soplar sin posible refugio.


Me acuerdo de mi mountain bike doble suspensión apretando las manos contra los frenos en una bajada fuera de lo común pasado la frontera, destino Sary Tash.


Cansancio, faltan días de recuperación y no hay ninguna jornada fácil, tampoco bajamos el ritmo, llevamos desde el 14 de Junio 12 días de continuo pedal. Un poquito mas...dice una pierna sucediendo a la otra, primero el viento y luego la lluvia. El animo sube con cada motero que para a conversar e intercambiar información sobre el terreno, siempre suele haber buenas noticias...un valle tras las montañas y linea recta al pueblo. Una buena ducha caliente al aire libre y magnifica cena en el home stay,


Unos arreglos en la bici de los niños y todos contentos, es una estancia breve en Kirgystán pues es el medio para dar con la frontera China y llegar a Kasghar lo mas "recto" posible, así que ponemos rumbo el 25 de Junio con imagenes de verdes praderas y caballos sueltos y un retrato en una foto con el abuelo de la familia, agradecido por arreglar la bici de sus nietos.



24 de junio de 2012

El paso final

Con seguridad aquel acogedor Yurt fue la mejor noche de todo el Pamir.
Un panorama gélido alrededor de la aldea hace pensar en las duras condiciones invernales. Los Yaks renuevan el pelaje y las marmotas recopilan reservas mientras los lugareños van en busca de leña en una basta llanura pelada y hacen viajes con otro tipo de materiales desde Afghanistan cruzando las inhóspitas montañas, tipos duros y curtidos en la materia como para tener por limitación una frontera.



A una jornada de Murgab con duras condiciones contamos con los dedos congelados los días para llegar a Kashgar, es bueno distraer la mente pensando en descanso cuando a poca distancia espera Akbaital Pass a 4655m, el paso mas alto alcanzado en todo lo que llevamos de viaje. Un momento en el que preguntas ante lo desconocido y solo el instante final al ascenso demoledor, con agua nieve y frío polar manteniendo fuerte las pulsaciones por minuto, desvelan el destino



A estomago caliente da inicio un descenso abrupto y corto que termina por borrar esa sonrisa de satisfacción, apretando la mandíbula para llegar a Karakul lake. Un lago impresionante de 52km de diámetro a una altura de 3900. La creación del lugar se interpreta debido al impacto de un meteorito millones de años atrás, para nosotros descansar allí junto con mas viajeros fue reconfortante. El Pamir Hi Way tocaba su fin, a un día de la frontera con Kyrdiguistan, dos para entrar por China...







Los pasos no fueron flojos...el Pamir es una caja de sorpresas

21 de junio de 2012

El Do mayor

Khorog, capital de Gorno-Badakhshan, la región del Pamir, es un ciudad pequeña rodeada de montañas con el paso del Gunt River y posteriormente unión con Panj River formando el estratégico borde con Afghanistán. Desde Khala hi Kumb a la capital es impresionante, la ruta es asombrosa ya desde Obigarm quitando las botas para cruzar pequeñas secciones de agua que provine del deshielo, el todo terreno es una carga desesperante que empieza a notarse en cualquier jornada superior a 80km, llegar voraces al check point, arrasar con el manjar y dormir 12 horas del tirón.




El compañero a perdido 7 kilos y yo algo mas nutrido cuesta arriba en dirección Este en alturas de tres mil metros en un plató Tibetano. La tonalidad de los afluentes pasa de marrón a un bello azul en Gunt Valley, antes de llegar al check point en Jelondy sufrimos las consecuencias por llenar en exceso el deposito con un cocido de patatas, toda una bomba al haber picado previamente sardinas en lata con pan, que pesadez, maldecimos una y otra vez el empacho.
En Jelondy lo intentamos con las termas a 70 grados, meter el pie fue un error...
Marcos hizo pasta con ajo en la cocina del Sarez Sanatorium con poca aceptación del personal y al día siguiente, 21 de Junio, cumpliendo tres meses de viaje se levanto descompuesto fruto del vomito durante la noche. Para sentencia, toca subir a 4200 por Koi-Tezek-Pass, no sabría como describir la dureza del ascenso con el vacío estomago de Marcos si para mi fue duro, ahí estaba sin mediar palabra dando el Do mayor.

Koi-Tezek-Pass

Coincide durante la subida una pareja de Nueva Zelanda



Logrado el paso la cota de cuatro mil no baja, bajas temperaturas y agua nieve nos machaca, ahorro energía y es la primera vez que escucho seriamente a mi compañero decir estar al limite. No existe civilización en los próximos cuarenta kilómetros y para sorpresa otro traveler aparece de frente. Tom viene de Australia hacia Hungría, intercambiamos la información de rigor, desnivel, estado del terreno etc. www.bikevsworld.com

Tom & Marcos

Si hay algo que puede aliviar el duro día son dos encuentros con viajeros y las noticias de Tom al venir en dirección opuesta, en ese momento recopilas fuerza moral para alcanzar la meta, Alichur a 3800m. 

Tradicional Yurt 


Pan reciente y té caliente, descanso de reyes en una tienda típica de Tayikistán, el mejor lugar para pasar la noche en lo que llevamos de Pamir, como siempre molidos y reconstruidos por buenos desayunos con leche de de Yak.